top of page
Buscar

LA CARNE NO PRODUCE GOTA

Actualizado: 26 dic 2023

La gota es llamada la enfermedad de los reyes porque popularmente se le ha asociado a un elevado consumo de carne y los soberanos solían comerla en abundancia, sobre todo la de caza. Uno de los reyes más famosos que padeció gota fue Enrique VIII.


Foto enrique VIII de Inglaterra


Está claro que los hábitos de Enrique no eran los mejores para un Homo Sapiens.

¿Realmente fue la carne? O quizá fue el abuso del alcohol, la fruta, las harinas refinadas y el azúcar.


Estudio:

“Los sujetos propensos a desarrollar gota en los años 1700 y 1800 tendían a ser ricos y sedentarios, a menudo con la capacidad de permitirse el lujo de comprar azúcar, el cual se sabe que aumenta el ácido úrico. De hecho, hoy en día la gota está aumentando en todas las poblaciones, y en todo caso , es más común entre los pobres y los menos educados” (1).


La gota es un tipo de artritis que se caracteriza por tener niveles elevados de ácido úrico en la sangre. El ácido úrico se elimina por la orina, pero cuando hay demasiado puede acumularse en las articulaciones, provocando la aparición de cristales en forma de aguja en y alrededor de la articulación, derivando en inflamación y artritis en la misma. No obstante, hay muchas personas con concentraciones altas de ácido úrico que no tienen gota. Los ataques agudos de gota son muy dolorosos, afectando sobre todo al dedo gordo del pie, especialmente por la noche.


Resumen gota


En los últimos 20 años la gota ha aumentado un 50 % en los países desarrollados. De hecho es la causa más común de artritis inflamatoria y afecta a 41 millones de personas en todo el mundo. En lo personal como profesional, el ácido úrico es un parámetro que tristemente veo elevado en muchos niños con problemas de sobrepeso, algo totalmente asociado al estilo de vida moderno.

Está claro que en la actualidad, en el ambiente que hemos creado, hay muchísimos más casos y riesgo de gota. Sin embargo, no comemos más carne que hace 100 años.


Que la carne produce gota es otra mentira contada miles de veces que al final se ha convertido en una verdad popular. Y es que otra vez, la carne ha sido señalada injustamente… Pero vayamos por partes.


¿Qué es el ácido úrico?

Es un producto de descomposición de las purinas. Las purinas son bases nitrogenadas que ayudan a formar compuestos de vital importancia para los animales y las plantas. Como por ejemplo el ADN (genes), el ARN (fabricación de proteínas) y el ATP (energía).


El tratamiento equívoco de la gota:

La mayoría de personas con gota tienen demasiado ácido úrico en la sangre, por eso el objetivo en el tratamiento es reducir las purinas en el organismo y evitar la producción de ácido úrico. Para ello desde mediados del siglo XX, se aplica una dieta baja en purinas en combinación con medicamentos. Este consejo dietético se basa en la creencia de que demasiadas purinas en la dieta provocan niveles elevados de ácido úrico en la sangre.


Ahora, dado que todas las plantas y los animales están hechos de células, y todas las células contienen purinas, pedirle a alguien que coma menos purinas es una tarea bastante difícil. Sin embargo, dado que la mayoría de los alimentos de origen animal son más ricos en purinas que la mayoría de los alimentos vegetales (los alimentos de origen animal son más densos y contienen más células por unidad de peso), los médicos aconsejan a las personas con gota o ácido úrico elevado que coman menos carne.

Pero por este razonamiento también podría reducir considerablemente las purinas en la dieta simplemente eliminando los vegetales integrales (cereales, legumbres, semillas…) que también contienen una cantidad de purinas importante al tener, como la carne, más células por unidad de peso.


Entonces: ¿Si no puedo comer prácticamente alimentos de origen animal ni vegetales integrales? ¿Qué como? ¿Azúcar y harinas refinadas?


Pues sí, resulta que este es el tratamiento dietoterápico para la gota y la hiperuricemia, hincharse a azúcar e hidratos de carbono refinados con bajo contenido en purinas. Es terrible porque realmente, como veremos después, es justo lo que NO se debe comer porque agrava los problemas. Pero tranquilos, hay unas pastillas que amortiguan todos los síntomas…


Las purinas en la dieta no tienen mucho efecto sobre los niveles de ácido úrico:

Estudios:

“En un metaanálisis de 6 estudios de cohortes que incluyeron 16.760 pacientes, la variación del urato sérico en la población general se explicó mejor por contribuciones genéticas en comparación con factores dietéticos que modifican el urato, a saber, cerveza, licor, vino, refrescos, leche desnatada y carne. Cada uno de estos alimentos contribuyó con ≈1% de la variación del urato sérico, mientras que se estimó que los polimorfismos genéticos contribuyeron con el 23,9% de la variación del urato sérico” (2).

“Un estudio que involucró a 419,060 participantes de ascendencia europea también concluyó que la dieta tenía un papel relativamente menor en la determinación del urato sérico y la hiperuricemia según las fracciones atribuibles a la población, mientras que el índice de masa corporal (IMC) y los polimorfismos genéticos tenían contribuciones mucho mayores”(3).

Conclusión: Las contribuciones genéticas y la obesidad parecen ser los principales impulsores de la hiperuricemia en la población general.


Llevamos 3-4 millones de años comiendo carne en altas cantidades sobre todo en los últimos 2 millones de años donde hemos sido altamente carnívoros, por lo que nuestro cuerpo está adaptado al alto consumo de alimentos de origen animal. LA CARNE NO PRODUCE GOTA.


Pintura rupestre con ancestros cazando un mamut. Animal el cual el Homo sapiens ayudó en su extinción ya que era muy grande y daba de comer a muchos clanes.


Un claro reflejo de esto son los inuit con una alimentación sin prácticamente hidratos de carbono y sin hortalizas ni frutas. Básicamente se alimentan de animales y hasta que el hombre moderno interrumpió en su pequeño oasis, prácticamente no conocían las enfermedades crónicas modernas como la diabetes, el sobrepeso o la obesidad, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la gota, el estreñimiento o la apendicitis (4).

Otros ejemplos de civilizaciones que gozaban de buena salud libre de gota, respetado el estilo de vida cazador-recolector de sus antepasados y en la que la irrupción del humano foráneo, con sus hábitos modernos, disparó las enfermedades metabólicas. Son los Tokelau y los Masáis. De estas dos culturas ancestrales hablo en mi libro: “Nutrición evolutiva: el despertar de la especie”.





Los estudios que relacionan los alimentos de origen animal con la gota son estudios epidemiológicos que han observado que las personas que comen más carne tienden a tener niveles más altos de ácido úrico y/o un mayor riesgo de gota. Estudios muy manipulables con baja relevancia científica. Recuerda que los estudios epidemiológicos no son experimentos y la correlación no es igual a la causalidad.

Algunos estudios hacen eco de la baja asociación entre el consumo de carne y la gota (5,6).


La paradoja dietoterápica: La hiperuricemia puede ser el resultado de una sobreproducción de urato o de una baja excreción a nivel renal, o ambas, aunque la baja excreción es la causa predominante en las personas con gota (7). Aproximadamente 2/3 del urato se excreta por los riñones y el resto por el tracto gastrointestinal.


Uno de los efectos de la hiperinsulinemia derivada del consumo excesivo de hidratos de carbono refinados (pasta, arroz, avena, harinas, azúcar), es la reabsorción de ácido úrico a nivel renal, en vez de excretarlo por la orina.

¿Por qué? Porque la insulina es, ante todo, una hormona de crecimiento. Para crecer necesitas construir más células, y para construir más células necesitas más purinas (8).



Como explico en mi libro de forma exhaustiva, el modelo de alimentación moderna basada en cereales, frutas y legumbres conduce a la glucodependencia/rigidez metabólica, que es el resultado de abusar de la glucosa como sustrato energético. Esta alimentación impulsa de forma crónica la resistencia a la insulina patológica y por ende a muchas enfermedades metabólicas modernas relacionadas con este desajuste fisiológico en la homeostasis de la glucosa como la diabetes, la obesidad, la hipertensión y por supuesto la gota.


Ahí tienes uno de los factores principales de la gota: la insulina elevada de forma crónica que, otra vez, es problema del abuso de alimentos modernos como los hidratos de carbono refinados (9). No es de extrañar que la obesidad y otras patologías como las que engloba el síndrome metabólico, estén directamente vinculadas con el aumento del riesgo de sufrir gota (10).


¿Qué alimentos si están vinculados directamente con la gota y la hiperuricemia?

Además de la hiperinsulinemia, derivado entre otros factores, del abuso crónico de los hidratos de carbono refinados, los dos actores principales en la gota y la hiperuricemia son el alcohol y la fructosa.


Fructosa:

Los niveles de ácido úrico pueden aumentar aproximadamente un 13 % después de ingerir alimentos que contienen fructosa. También es importante remarcar que las personas con gota tienen respuestas más exageradas a la fructosa que los controles sanos.

El metabolismo de la fructosa se caracteriza por la conversión rápida y eficaz en el hígado del azúcar simple en grasa a través de la lipogénesis de novo. Las enzimas del hígado que convierten la fructosa en grasa consumen mucho ATP en el proceso. El ATP contiene purinas que se descomponen en ácido úrico (11).


La fructosa y el alcohol son muy parecidos si hablamos de su metabolismo en los humanos. A continuación parte del estudio liderado por el Dr. Robert Lustig:

“La elucidación del metabolismo de la fructosa en el hígado y la acción de la fructosa en el cerebro demuestra tres paralelismos con el etanol. En primer lugar, el metabolismo de la fructosa hepática es similar al del etanol, ya que ambos sirven como sustratos para la lipogénesis de novo y, en el proceso, ambos promueven la resistencia a la insulina hepática, la dislipidemia y la esteatosis hepática. Segundo, La fructosilación de proteínas con la formación resultante de superóxido puede provocar una inflamación hepática similar a la del acetaldehído, un metabolito intermediario del etanol. Por último, al estimular la “vía hedónica” del cerebro tanto directa como indirectamente, la fructosa crea habituación y posiblemente dependencia; también en paralelo con el etanol. Por lo tanto, la fructosa induce alteraciones tanto en el metabolismo hepático como en la señalización energética del sistema nervioso central, lo que lleva a un "círculo vicioso" de consumo excesivo y enfermedades compatibles con el síndrome metabólico“(12).


El azúcar (50 % fructosa) y el jarabe de maíz (55 % fructosa) son los primeros señalados si hablamos de aporte de fructosa en la dieta del Homo sapiens moderno. Se estima que nuestros ancestros cazadores-recolectores consumían alrededor de 2 Kg de azúcar al año vs en la actualidad donde se estima que el Homo sapiens domesticus consume de media entre 70-100 Kg al año.


La miel (≈ 38% fructosa) y las frutas desecadas como las pasas, los dátiles o los orejones también contienen grandes cantidades de fructosa. Para que te hagas una idea: en los dátiles cada 100 gramos nos encontramos con un total de 75 gramos de hidratos de carbono de los cuales 66,5 gramos son azúcares simples y de estos 32 gramos son fructosa. Luego la gente seguirá haciéndose postres con un puñado de dátiles y dirán que son saludables porque “no llevan azúcar”.


Por otro lado tendríamos la fruta moderna, resultado de la selección artificial impulsada por el hombre. Las frutas ancestrales a las que está acostumbrado nuestro genoma serían como las fresas o las moras silvestres. Bayas pequeñas, muy fibrosas y con pocos azúcares simples. En la actualidad, la fruta moderna más consumida es justamente todo lo contrario; grandes, con poca fibra y con muchos azúcares simples, dando como resultado auténticas bombas glucémicas. El plátano moderno, cada 100 gramos tiene un total de 20 gramos de carbohidratos, de los cuales 16 gramos son azúcares simples y de estos, 6 gramos son fructosa. Es cierto que hay frutas con menor carga de fructosa pero teniendo en cuenta las recomendaciones oficiales de entre 3-5 piezas de frutas diarias y el pensamiento popular de cuanta más fruta mejor, con desayunos locos con 400 gramos de fruta donde puedes encontrarte 25-30 gramos de fructosa, realmente deberíamos tener en cuenta todo esto y más si sufres de resistencia a la insulina o cualquier patología derivada de esta como gota, hígado graso, diabetes, obesidad…


Foto comparando un plátano moderno vs ancestral


Importante: En una alimentación low carb bien gestionada comer de vez en cuando una fruta de forma estratégica, no es un problema. Comer 3-5 piezas de fruta en una alimentación convencional con exceso de hidratos de carbono en forma de azúcar, harinas, cereales y legumbres, puede ser un problema.


Alcohol:

Como ya hemos mencionado con la explicación de la fructosa, su metabolismo induce al aumento del ácido úrico aumentando el riesgo de gota e hiperuricemia. Además es bien sabido que el consumo de alcohol puede provocar ataques de gota. Dos cervezas de 33 cl pueden aumentar los niveles de ácido úrico en hombres sanos en aproximadamente un 10%, y beber hasta la intoxicación duplica los niveles de ácido úrico en los alcohólicos.

El alcoholismo es muy común en la gente joven moderna, que han vivido la normalización del alcoholismo social y beben todos los días y pierden el conocimiento por intoxicación de alcohol todos los fines de semanas.


Dos puntos importantes por los que el alcohol aumenta el ácido úrico:

1. El alcohol reduce la capacidad del riñón para eliminar el exceso de purinas de la sangre en al menos un 50%.

2. Cuando el hígado procesa el alcohol, se consume gran cantidad de ATP (una molécula de energía) en el proceso; El ATP contiene purinas que se descomponen en ácido úrico.


Dentro de las diferentes bebidas alcohólicas, la cerveza es de las peores porque además de contener alcohol, contiene purinas derivadas de los cereales con las que se hacen como la cebada.



¿Cómo se debería tratar la gota y la hiperuricemia?

Hay muy pocos estudios por no decir ninguno que han intentado prevenir la gota con la alimentación. Esto es debido a que el uso de medicamentos para tratar la gota se hizo popular en la década de 1950 y se dejó a un lado el tratamiento dietoterápica. Total estaba “claro” que el causante directo era la carne y el marisco.


Usando la ciencia disponible y el uso del sentido común podemos decir que:

1. El ser humano está altamente adaptado al alto consumo de purinas, como el resto de los animales. Recuerda que no solo la carne y el marisco es alto en purinas lo alimentos integrales también.

2. El ser humano está poco adaptado al alto consumo de alcohol e hidratos de carbono refinados que nunca han existido en la naturaleza en cantidades significativas. Aquí también podríamos hacer referencia a la selección artificial impulsada por el hombre que han sufrido las frutas modernas y que han aumentado exponencialmente sus azúcares simples en los últimos miles de años.


· Dieta low carb antiinflamatoria incluyendo aceite de hígado de pescado a diario para mayor aporte de omega-3 de calidad (DHA y EPA). Se ha demostrado que el omega-3 además de ser un potente antiinflamatorio, reduce la reabsorción renal de urato (13).




· Vitamina C: Aunque los estudios son variables en sus conclusiones todo hace indicar que la suplementación diaria con Vitamina C (500mg/día) podría reducir de forma significativa el ácido úrico (0,35 mg/dl) (14). Personalmente recomiendo la Vitamina C liposomal que se ha certificado científicamente que tiene mayor biodisponibilidad y eficacia.




· Cerezas: No hay datos suficientes para sacar conclusiones específicas sobre el consumo de cerezas y la gota, sin embargo hay algunos estudios que nos hacen pensar que tienen un efecto uricosúrico. Es decir, que aumenta la excreción de ácido úrico en la orina, reduciendo la concentración de ácido úrico en plasma sanguíneo (15).


· NO BEBER ALCOHOL


· NO TOMAR FRUTA




ARTÍCULO PATROCINADA POR GRASA PARA LA PIEL

"LA SANTA"


La grasa hidratante para la piel “la Santa”, es el mejor alimento para la piel:


Sólo lleva tres ingredientes:

- Tuétano y grasa de huesos de pasto (de confianza 100%)

- Aceite de moringa prensado en frío, 100% puro y ecológico

- Aceites esenciales ecológicos

Código descuento 10 %: JUANBOLA





Bibliografía:

1. Johnson RJ, Lanaspa MA, Gaucher EA. Uric acid: a danger signal from the RNA world that may have a role in the epidemic of obesity, metabolic syndrome, and cardiorenal disease: evolutionary considerations. Semin Nephrol. septiembre de 2011;31(5):394-9.

2. Major TJ, Topless RK, Dalbeth N, Merriman TR. Evaluation of the diet wide contribution to serum urate levels: meta-analysis of population based cohorts. BMJ. 10 de octubre de 2018;363:k3951.

3. Topless RKG, Major TJ, Florez JC, Hirschhorn JN, Cadzow M, Dalbeth N, et al. The comparative effect of exposure to various risk factors on the risk of hyperuricaemia: diet has a weak causal effect. Arthritis Res Ther. 4 de marzo de 2021;23(1):75.

4. Draper HH. The Aboriginal Eskimo Diet in Modern Perspective. American Anthropologist [Internet]. 1977 [citado 20 de septiembre de 2022];79(2):309-16. Disponible en: https://www.jstor.org/stable/673842

5. Lippi G, Mattiuzzi C, Cervellin G. Meat consumption and gout: Friend, foe or neither? Rheumatology International. 21 de marzo de 2015;35.

6. Schmidt JA, Crowe FL, Appleby PN, Key TJ, Travis RC. Serum Uric Acid Concentrations in Meat Eaters, Fish Eaters, Vegetarians and Vegans: A Cross-Sectional Analysis in the EPIC-Oxford Cohort. PLoS One [Internet]. 13 de febrero de 2013 [citado 23 de agosto de 2023];8(2):e56339. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3572016/

7. Perez-Ruiz F, Calabozo M, Erauskin GG, Ruibal A, Herrero-Beites AM. Renal underexcretion of uric acid is present in patients with apparent high urinary uric acid output. Arthritis Rheum. 15 de diciembre de 2002;47(6):610-3.

8. Toyoki D, Shibata S, Kuribayashi-Okuma E, Xu N, Ishizawa K, Hosoyamada M, et al. Insulin stimulates uric acid reabsorption via regulating urate transporter 1 and ATP-binding cassette subfamily G member 2. Am J Physiol Renal Physiol. 1 de septiembre de 2017;313(3):F826-34.

9. McCormick N, O’Connor MJ, Yokose C, Merriman TR, Mount DB, Leong A, et al. Assessing the Causal Relationships Between Insulin Resistance and Hyperuricemia and Gout Using Bidirectional Mendelian Randomization. Arthritis Rheumatol. noviembre de 2021;73(11):2096-104.

10. Eun Y, Han K, Lee SW, Kim K, Kang S, Lee S, et al. Increased risk of incident gout in young men with metabolic syndrome: A nationwide population-based cohort study of 3.5 million men. Frontiers in Medicine [Internet]. 2022 [citado 23 de agosto de 2023];9. Disponible en: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmed.2022.1010391

11. Russo E, Leoncini G, Esposito P, Garibotto G, Pontremoli R, Viazzi F. Fructose and Uric Acid: Major Mediators of Cardiovascular Disease Risk Starting at Pediatric Age. Int J Mol Sci [Internet]. 24 de junio de 2020 [citado 6 de septiembre de 2023];21(12):4479. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7352635/

12. Lustig RH. Fructose: metabolic, hedonic, and societal parallels with ethanol. J Am Diet Assoc. septiembre de 2010;110(9):1307-21.

13. Saito H, Toyoda Y, Takada T, Hirata H, Ota-Kontani A, Miyata H, et al. Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids Inhibit the Function of Human URAT1, a Renal Urate Re-Absorber. Nutrients. 29 de mayo de 2020;12(6):1601.

14. Juraschek SP, Miller ER, Gelber AC. Effect of oral vitamin C supplementation on serum uric acid: a meta-analysis of randomized controlled trials. Arthritis Care Res (Hoboken). septiembre de 2011;63(9):1295-306.

15. Collins MW, Saag KG, Singh JA. Is there a role for cherries in the management of gout? Ther Adv Musculoskelet Dis. 2019;11:1759720X19847018.

2684 visualizaciones46 comentarios

46 comentarios


Juan gracias por la información, teniendo tu libro al lado y leer esta información la detallas muy bien , muchas más personas deberían de leerte , gracias por el aporte .

Me gusta
Contestando a

Gracias ❤️ Espero que poco a poco mi libro vaya llegando a muchas casas necesitadas de salud. Un abrazo 😀

Me gusta

Ah eso le llamo informar !! Felicidades y gracias !! Saludos desde México !! añoro tener el libro por acá!

Me gusta
Contestando a

Ojalá esté pronto por ahí!

Gracias por el calor mexicano 😀

Me gusta

Me encantó. Mil gracias. Unas ganas tremendas de leerme tu libro🙌🙌🙌

Me gusta
Contestando a

Pues ya sabes! Manos a la obra 😂

Me gusta

Muy bueno!!

Me gusta
Contestando a

Gracias 😀

Me gusta

Me encantó! muy claro y didáctico! Ya compré tu libro, estoy esperando que llegue! gracias por tanta sabiduría!

Me gusta
Contestando a

Que bien que bien!!

Ya me contaras que tal 😀

Me gusta
bottom of page